Domingo 29 de Noviembre de 2020

Hoy es Domingo 29 de Noviembre de 2020 y son las 15:58 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

  • 24.8º
  • Tormenta eléctrica

24.8°

CRUZ DEL EJE

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

5 de abril de 2020

CORDOBA: FALTAN PROFESIONALES CAPACITADOS PARA COVID -19. LA INTUBACION MOMENTO CRÍTICO PARA EL CONTAGIO DE LOS MEDICOS.

La Provincia lograra tener más de 2 mil camas para casos graves, pero no tiene los médicos especialistas de terapia intensiva. La intubación del paciente es el momento crítico donde se generan los contagios a los médicos que los saca del sistema de atención.

Este domingo 05 de abril La Voz del Interior publicó en su sitio web un informe con la palabra de representantes del Concejo de Médicos de Córdoba y de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva. De dicha nota periodística revela que desde el Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba advirtieron que, con turnos de 8 horas sin francos, habrá un profesional cada 10,6 camas, muy por encima de las 4 recomendadas en contextos de crisis.

Para poner en marcha las camas críticas que la Provincia piensa implementar para hacerle frente al Covid-19, se necesitará más del doble de los actuales médicos especializados en cuidados críticos.

El dato surge al relacionar el total de unidades de terapia con la cantidad de médicos matriculados en la provincia.

Es alto el porcentaje de los médicos que se infectan con coronavirus, según la experiencia de Italia y España. Por lo tanto, no sólo hacen falta profesionales que cubran a otros mientras descansan, sino también a los que se van a enfermar, explicaron desde el Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba.

Desde la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (Sati),se advirtió que: “Los respiradores son aparatos de altísima precisión que requieren de un personal muy entrenado. Hoy los especialistas que pueden intubar a un paciente y controlar su evolución son los intensivistas, anestesiólogos y emergentólogos. Creemos que en esta pandemia no van a ser suficientes”.

Al 15 de marzo existían 1.334 camas críticas compuestas . 482 públicas provinciales y 852 privadas (714 de adultos y 138 pediátricas). Sumando las terapias intensivas de hospitales nacionales y municipales, más las terapias intermedias, el total de camas críticas en Córdoba asciende a 1.535, según datos de enero del Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (Siisa).

En la provincia hay 593 especialistas capacitados para atender una terapia (163 intensivistas, 253 anestesiólogos, 113 emergentólogos, 18 intensivistas pediátricos y 46 emergentólogos pediatras).

Teniendo en cuenta jornadas de trabajo de ocho horas (sin franco), nos quedarían 197 profesionales por turno, que resulta de dividir el total de agentes (593) por tres. Si a eso le relacionamos el total de camas críticas de Córdoba (1.535), la proporción es de un especialista por cada 7,8 camas.

La Provincia planea incorporar 563 camas críticas en hospitales provinciales (informó que en 15 días pasó de 482 a 755 y que aspira a llegar a 1.045). El total en Córdoba ascendería a 2.098.

En plena contingencia, tendríamos un médico por 10,6 camas. Siempre con jornadas de ocho horas sin franco. Cuando la pandemia llegue a su pico, el cien por ciento de las camas estarán ocupadas por pacientes que necesitan ventilación mecánica. En ese escenario de máxima, recomienda un especialista cada cuatro camas, pero tendremos 10,6. La exigencia profesional superaría en un 163 por ciento el nivel recomendado. Es decir: para cubrir la demanda, faltaría más del doble del personal; otros 980 especialistas en pacientes críticos.

“Comprar una cama es relativamente fácil. Un respirador, puede ser más complicado. Pero, para conseguir un terapista, se necesita al menos 10 años de formación. En un escenario de crisis, se evalúa un plan de emergencia que consiste en capacitar a médicos de otras especialidades para la atención de camas críticas.

Hay otras especialidades críticas que son clave para atender la pandemia. Por caso, en Córdoba hay 107 infectólogos y apenas 15 infectólogos pediatras. Los referentes también advierten que faltarán kinesiólogos, enfermeros y bioquímicos, entre otros.

El Ministerio de Salud provincial abrió la convocatoria para sumar 700 agentes, de los cuales ya incorporó 600.

 Algunas publicaciones científicas dan cuenta que la transmisión aérea sí puede ser posible en circunstancias y entornos específicos en los que se realizan procedimientos o tratamientos de apoyo que generan aerosoles, como por ejemplo, se puede transmitir cuando se ha producido una intubación endotraqueal, broncoscopia, succión abierta, administración de tratamiento nebulizado, ventilación manual antes de la intubación, cuando se ha colocado al paciente en decúbito prono, cuando se le ha desconectado del ventilador, o cuando se practica ventilación no invasiva con presión positiva, traqueotomía y reanimación cardiopulmonar.

Son muy pocos los médicos que saben intubar al paciente y ese procedimiento es uno de los que mayores riesgos de contagio genera en el profesional, que en caso de contagiarse debe salir del sistema de atención, todo lo que genera inmediatamente la necesidad de ser reemplazado por otro. Y es ahí donde está el problema. No hay suficientes profesionales capacitados.

Este domingo 05 de abril La Voz del Interior publicó en su sitio web un informe con la palabra de representantes del Concejo de Médicos de Córdoba y de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva. De dicha nota periodística revela que desde el Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba advirtieron que, con turnos de 8 horas sin francos, habrá un profesional cada 10,6 camas, muy por encima de las 4 recomendadas en contextos de crisis.

Para poner en marcha las camas críticas que la Provincia piensa implementar para hacerle frente al Covid-19, se necesitará más del doble de los actuales médicos especializados en cuidados críticos.

El dato surge al relacionar el total de unidades de terapia con la cantidad de médicos matriculados en la provincia.

Es alto el porcentaje de los médicos que se infectan con coronavirus, según la experiencia de Italia y España. Por lo tanto, no sólo hacen falta profesionales que cubran a otros mientras descansan, sino también a los que se van a enfermar, explicaron desde el Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba.

Desde la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (Sati),se advirtió que: “Los respiradores son aparatos de altísima precisión que requieren de un personal muy entrenado. Hoy los especialistas que pueden intubar a un paciente y controlar su evolución son los intensivistas, anestesiólogos y emergentólogos. Creemos que en esta pandemia no van a ser suficientes”.

Al 15 de marzo existían 1.334 camas críticas compuestas . 482 públicas provinciales y 852 privadas (714 de adultos y 138 pediátricas). Sumando las terapias intensivas de hospitales nacionales y municipales, más las terapias intermedias, el total de camas críticas en Córdoba asciende a 1.535, según datos de enero del Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (Siisa).

En la provincia hay 593 especialistas capacitados para atender una terapia (163 intensivistas, 253 anestesiólogos, 113 emergentólogos, 18 intensivistas pediátricos y 46 emergentólogos pediatras).

Teniendo en cuenta jornadas de trabajo de ocho horas (sin franco), nos quedarían 197 profesionales por turno, que resulta de dividir el total de agentes (593) por tres. Si a eso le relacionamos el total de camas críticas de Córdoba (1.535), la proporción es de un especialista por cada 7,8 camas.

La Provincia planea incorporar 563 camas críticas en hospitales provinciales (informó que en 15 días pasó de 482 a 755 y que aspira a llegar a 1.045). El total en Córdoba ascendería a 2.098.

En plena contingencia, tendríamos un médico por 10,6 camas. Siempre con jornadas de ocho horas sin franco. Cuando la pandemia llegue a su pico, el cien por ciento de las camas estarán ocupadas por pacientes que necesitan ventilación mecánica. En ese escenario de máxima, recomienda un especialista cada cuatro camas, pero tendremos 10,6. La exigencia profesional superaría en un 163 por ciento el nivel recomendado. Es decir: para cubrir la demanda, faltaría más del doble del personal; otros 980 especialistas en pacientes críticos.

“Comprar una cama es relativamente fácil. Un respirador, puede ser más complicado. Pero, para conseguir un terapista, se necesita al menos 10 años de formación. En un escenario de crisis, se evalúa un plan de emergencia que consiste en capacitar a médicos de otras especialidades para la atención de camas críticas.

Hay otras especialidades críticas que son clave para atender la pandemia. Por caso, en Córdoba hay 107 infectólogos y apenas 15 infectólogos pediatras. Los referentes también advierten que faltarán kinesiólogos, enfermeros y bioquímicos, entre otros.

El Ministerio de Salud provincial abrió la convocatoria para sumar 700 agentes, de los cuales ya incorporó 600.

 Algunas publicaciones científicas dan cuenta que la transmisión aérea sí puede ser posible en circunstancias y entornos específicos en los que se realizan procedimientos o tratamientos de apoyo que generan aerosoles, como por ejemplo, se puede transmitir cuando se ha producido una intubación endotraqueal, broncoscopia, succión abierta, administración de tratamiento nebulizado, ventilación manual antes de la intubación, cuando se ha colocado al paciente en decúbito prono, cuando se le ha desconectado del ventilador, o cuando se practica ventilación no invasiva con presión positiva, traqueotomía y reanimación cardiopulmonar.

 

Son muy pocos los médicos que saben intubar al paciente y ese procedimiento es uno de los que mayores riesgos de contagio genera en el profesional, que en caso de contagiarse debe salir del sistema de atención, todo lo que genera inmediatamente la necesidad de ser reemplazado por otro. Y es ahí donde está el problema. No hay suficientes profesionales capacitados.Este domingo 05 de abril La Voz del Interior publicó en su sitio web un informe con la palabra de representantes del Concejo de Médicos de Córdoba y de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva. De dicha nota periodística revela que desde el Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba advirtieron que, con turnos de 8 horas sin francos, habrá un profesional cada 10,6 camas, muy por encima de las 4 recomendadas en contextos de crisis.

Para poner en marcha las camas críticas que la Provincia piensa implementar para hacerle frente al Covid-19, se necesitará más del doble de los actuales médicos especializados en cuidados críticos.

El dato surge al relacionar el total de unidades de terapia con la cantidad de médicos matriculados en la provincia.

Es alto el porcentaje de los médicos que se infectan con coronavirus, según la experiencia de Italia y España. Por lo tanto, no sólo hacen falta profesionales que cubran a otros mientras descansan, sino también a los que se van a enfermar, explicaron desde el Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba.

Desde la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (Sati),se advirtió que: “Los respiradores son aparatos de altísima precisión que requieren de un personal muy entrenado. Hoy los especialistas que pueden intubar a un paciente y controlar su evolución son los intensivistas, anestesiólogos y emergentólogos. Creemos que en esta pandemia no van a ser suficientes”.

Al 15 de marzo existían 1.334 camas críticas compuestas . 482 públicas provinciales y 852 privadas (714 de adultos y 138 pediátricas). Sumando las terapias intensivas de hospitales nacionales y municipales, más las terapias intermedias, el total de camas críticas en Córdoba asciende a 1.535, según datos de enero del Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (Siisa).

En la provincia hay 593 especialistas capacitados para atender una terapia (163 intensivistas, 253 anestesiólogos, 113 emergentólogos, 18 intensivistas pediátricos y 46 emergentólogos pediatras).

Teniendo en cuenta jornadas de trabajo de ocho horas (sin franco), nos quedarían 197 profesionales por turno, que resulta de dividir el total de agentes (593) por tres. Si a eso le relacionamos el total de camas críticas de Córdoba (1.535), la proporción es de un especialista por cada 7,8 camas.

La Provincia planea incorporar 563 camas críticas en hospitales provinciales (informó que en 15 días pasó de 482 a 755 y que aspira a llegar a 1.045). El total en Córdoba ascendería a 2.098.

En plena contingencia, tendríamos un médico por 10,6 camas. Siempre con jornadas de ocho horas sin franco. Cuando la pandemia llegue a su pico, el cien por ciento de las camas estarán ocupadas por pacientes que necesitan ventilación mecánica. En ese escenario de máxima, recomienda un especialista cada cuatro camas, pero tendremos 10,6. La exigencia profesional superaría en un 163 por ciento el nivel recomendado. Es decir: para cubrir la demanda, faltaría más del doble del personal; otros 980 especialistas en pacientes críticos.

“Comprar una cama es relativamente fácil. Un respirador, puede ser más complicado. Pero, para conseguir un terapista, se necesita al menos 10 años de formación. En un escenario de crisis, se evalúa un plan de emergencia que consiste en capacitar a médicos de otras especialidades para la atención de camas críticas.

Hay otras especialidades críticas que son clave para atender la pandemia. Por caso, en Córdoba hay 107 infectólogos y apenas 15 infectólogos pediatras. Los referentes también advierten que faltarán kinesiólogos, enfermeros y bioquímicos, entre otros.

El Ministerio de Salud provincial abrió la convocatoria para sumar 700 agentes, de los cuales ya incorporó 600.

 Algunas publicaciones científicas dan cuenta que la transmisión aérea sí puede ser posible en circunstancias y entornos específicos en los que se realizan procedimientos o tratamientos de apoyo que generan aerosoles, como por ejemplo, se puede transmitir cuando se ha producido una intubación endotraqueal, broncoscopia, succión abierta, administración de tratamiento nebulizado, ventilación manual antes de la intubación, cuando se ha colocado al paciente en decúbito prono, cuando se le ha desconectado del ventilador, o cuando se practica ventilación no invasiva con presión positiva, traqueotomía y reanimación cardiopulmonar.

 

Son muy pocos los médicos que saben intubar al paciente y ese procedimiento es uno de los que mayores riesgos de contagio genera en el profesional, que en caso de contagiarse debe salir del sistema de atención, todo lo que genera inmediatamente la necesidad de ser reemplazado por otro. Y es ahí donde está el problema. No hay suficientes profesionales capacitados.Este domingo 05 de abril La Voz del Interior publicó en su sitio web un informe con la palabra de representantes del Concejo de Médicos de Córdoba y de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva. De dicha nota periodística revela que desde el Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba advirtieron que, con turnos de 8 horas sin francos, habrá un profesional cada 10,6 camas, muy por encima de las 4 recomendadas en contextos de crisis.

Para poner en marcha las camas críticas que la Provincia piensa implementar para hacerle frente al Covid-19, se necesitará más del doble de los actuales médicos especializados en cuidados críticos.

El dato surge al relacionar el total de unidades de terapia con la cantidad de médicos matriculados en la provincia.

Es alto el porcentaje de los médicos que se infectan con coronavirus, según la experiencia de Italia y España. Por lo tanto, no sólo hacen falta profesionales que cubran a otros mientras descansan, sino también a los que se van a enfermar, explicaron desde el Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba.

Desde la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (Sati),se advirtió que: “Los respiradores son aparatos de altísima precisión que requieren de un personal muy entrenado. Hoy los especialistas que pueden intubar a un paciente y controlar su evolución son los intensivistas, anestesiólogos y emergentólogos. Creemos que en esta pandemia no van a ser suficientes”.

Al 15 de marzo existían 1.334 camas críticas compuestas . 482 públicas provinciales y 852 privadas (714 de adultos y 138 pediátricas). Sumando las terapias intensivas de hospitales nacionales y municipales, más las terapias intermedias, el total de camas críticas en Córdoba asciende a 1.535, según datos de enero del Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (Siisa).

En la provincia hay 593 especialistas capacitados para atender una terapia (163 intensivistas, 253 anestesiólogos, 113 emergentólogos, 18 intensivistas pediátricos y 46 emergentólogos pediatras).

Teniendo en cuenta jornadas de trabajo de ocho horas (sin franco), nos quedarían 197 profesionales por turno, que resulta de dividir el total de agentes (593) por tres. Si a eso le relacionamos el total de camas críticas de Córdoba (1.535), la proporción es de un especialista por cada 7,8 camas.

La Provincia planea incorporar 563 camas críticas en hospitales provinciales (informó que en 15 días pasó de 482 a 755 y que aspira a llegar a 1.045). El total en Córdoba ascendería a 2.098.

En plena contingencia, tendríamos un médico por 10,6 camas. Siempre con jornadas de ocho horas sin franco. Cuando la pandemia llegue a su pico, el cien por ciento de las camas estarán ocupadas por pacientes que necesitan ventilación mecánica. En ese escenario de máxima, recomienda un especialista cada cuatro camas, pero tendremos 10,6. La exigencia profesional superaría en un 163 por ciento el nivel recomendado. Es decir: para cubrir la demanda, faltaría más del doble del personal; otros 980 especialistas en pacientes críticos.

“Comprar una cama es relativamente fácil. Un respirador, puede ser más complicado. Pero, para conseguir un terapista, se necesita al menos 10 años de formación. En un escenario de crisis, se evalúa un plan de emergencia que consiste en capacitar a médicos de otras especialidades para la atención de camas críticas.

Hay otras especialidades críticas que son clave para atender la pandemia. Por caso, en Córdoba hay 107 infectólogos y apenas 15 infectólogos pediatras. Los referentes también advierten que faltarán kinesiólogos, enfermeros y bioquímicos, entre otros.

El Ministerio de Salud provincial abrió la convocatoria para sumar 700 agentes, de los cuales ya incorporó 600.

 Algunas publicaciones científicas dan cuenta que la transmisión aérea sí puede ser posible en circunstancias y entornos específicos en los que se realizan procedimientos o tratamientos de apoyo que generan aerosoles, como por ejemplo, se puede transmitir cuando se ha producido una intubación endotraqueal, broncoscopia, succión abierta, administración de tratamiento nebulizado, ventilación manual antes de la intubación, cuando se ha colocado al paciente en decúbito prono, cuando se le ha desconectado del ventilador, o cuando se practica ventilación no invasiva con presión positiva, traqueotomía y reanimación cardiopulmonar.

 

Son muy pocos los médicos que saben intubar al paciente y ese procedimiento es uno de los que mayores riesgos de contagio genera en el profesional, que en caso de contagiarse debe salir del sistema de atención, todo lo que genera inmediatamente la necesidad de ser reemplazado por otro. Y es ahí donde está el problema. No hay suficientes profesionales capacitados.Este domingo 05 de abril La Voz del Interior publicó en su sitio web un informe con la palabra de representantes del Concejo de Médicos de Córdoba y de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva. De dicha nota periodística revela que desde el Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba advirtieron que, con turnos de 8 horas sin francos, habrá un profesional cada 10,6 camas, muy por encima de las 4 recomendadas en contextos de crisis.

Para poner en marcha las camas críticas que la Provincia piensa implementar para hacerle frente al Covid-19, se necesitará más del doble de los actuales médicos especializados en cuidados críticos.

El dato surge al relacionar el total de unidades de terapia con la cantidad de médicos matriculados en la provincia.

Es alto el porcentaje de los médicos que se infectan con coronavirus, según la experiencia de Italia y España. Por lo tanto, no sólo hacen falta profesionales que cubran a otros mientras descansan, sino también a los que se van a enfermar, explicaron desde el Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba.

Desde la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (Sati),se advirtió que: “Los respiradores son aparatos de altísima precisión que requieren de un personal muy entrenado. Hoy los especialistas que pueden intubar a un paciente y controlar su evolución son los intensivistas, anestesiólogos y emergentólogos. Creemos que en esta pandemia no van a ser suficientes”.

Al 15 de marzo existían 1.334 camas críticas compuestas . 482 públicas provinciales y 852 privadas (714 de adultos y 138 pediátricas). Sumando las terapias intensivas de hospitales nacionales y municipales, más las terapias intermedias, el total de camas críticas en Córdoba asciende a 1.535, según datos de enero del Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (Siisa).

En la provincia hay 593 especialistas capacitados para atender una terapia (163 intensivistas, 253 anestesiólogos, 113 emergentólogos, 18 intensivistas pediátricos y 46 emergentólogos pediatras).

Teniendo en cuenta jornadas de trabajo de ocho horas (sin franco), nos quedarían 197 profesionales por turno, que resulta de dividir el total de agentes (593) por tres. Si a eso le relacionamos el total de camas críticas de Córdoba (1.535), la proporción es de un especialista por cada 7,8 camas.

La Provincia planea incorporar 563 camas críticas en hospitales provinciales (informó que en 15 días pasó de 482 a 755 y que aspira a llegar a 1.045). El total en Córdoba ascendería a 2.098.

En plena contingencia, tendríamos un médico por 10,6 camas. Siempre con jornadas de ocho horas sin franco. Cuando la pandemia llegue a su pico, el cien por ciento de las camas estarán ocupadas por pacientes que necesitan ventilación mecánica. En ese escenario de máxima, recomienda un especialista cada cuatro camas, pero tendremos 10,6. La exigencia profesional superaría en un 163 por ciento el nivel recomendado. Es decir: para cubrir la demanda, faltaría más del doble del personal; otros 980 especialistas en pacientes críticos.

“Comprar una cama es relativamente fácil. Un respirador, puede ser más complicado. Pero, para conseguir un terapista, se necesita al menos 10 años de formación. En un escenario de crisis, se evalúa un plan de emergencia que consiste en capacitar a médicos de otras especialidades para la atención de camas críticas.

Hay otras especialidades críticas que son clave para atender la pandemia. Por caso, en Córdoba hay 107 infectólogos y apenas 15 infectólogos pediatras. Los referentes también advierten que faltarán kinesiólogos, enfermeros y bioquímicos, entre otros.

El Ministerio de Salud provincial abrió la convocatoria para sumar 700 agentes, de los cuales ya incorporó 600.

 Algunas publicaciones científicas dan cuenta que la transmisión aérea sí puede ser posible en circunstancias y entornos específicos en los que se realizan procedimientos o tratamientos de apoyo que generan aerosoles, como por ejemplo, se puede transmitir cuando se ha producido una intubación endotraqueal, broncoscopia, succión abierta, administración de tratamiento nebulizado, ventilación manual antes de la intubación, cuando se ha colocado al paciente en decúbito prono, cuando se le ha desconectado del ventilador, o cuando se practica ventilación no invasiva con presión positiva, traqueotomía y reanimación cardiopulmonar.

 

Son muy pocos los médicos que saben intubar al paciente y ese procedimiento es uno de los que mayores riesgos de contagio genera en el profesional, que en caso de contagiarse debe salir del sistema de atención, todo lo que genera inmediatamente la necesidad de ser reemplazado por otro. Y es ahí donde está el problema. No hay suficientes profesionales capacitados.Este domingo 05 de abril La Voz del Interior publicó en su sitio web un informe con la palabra de representantes del Concejo de Médicos de Córdoba y de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva. De dicha nota periodística revela que desde el Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba advirtieron que, con turnos de 8 horas sin francos, habrá un profesional cada 10,6 camas, muy por encima de las 4 recomendadas en contextos de crisis.

Para poner en marcha las camas críticas que la Provincia piensa implementar para hacerle frente al Covid-19, se necesitará más del doble de los actuales médicos especializados en cuidados críticos.

El dato surge al relacionar el total de unidades de terapia con la cantidad de médicos matriculados en la provincia.

Es alto el porcentaje de los médicos que se infectan con coronavirus, según la experiencia de Italia y España. Por lo tanto, no sólo hacen falta profesionales que cubran a otros mientras descansan, sino también a los que se van a enfermar, explicaron desde el Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba.

Desde la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (Sati),se advirtió que: “Los respiradores son aparatos de altísima precisión que requieren de un personal muy entrenado. Hoy los especialistas que pueden intubar a un paciente y controlar su evolución son los intensivistas, anestesiólogos y emergentólogos. Creemos que en esta pandemia no van a ser suficientes”.

Al 15 de marzo existían 1.334 camas críticas compuestas . 482 públicas provinciales y 852 privadas (714 de adultos y 138 pediátricas). Sumando las terapias intensivas de hospitales nacionales y municipales, más las terapias intermedias, el total de camas críticas en Córdoba asciende a 1.535, según datos de enero del Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (Siisa).

En la provincia hay 593 especialistas capacitados para atender una terapia (163 intensivistas, 253 anestesiólogos, 113 emergentólogos, 18 intensivistas pediátricos y 46 emergentólogos pediatras).

Teniendo en cuenta jornadas de trabajo de ocho horas (sin franco), nos quedarían 197 profesionales por turno, que resulta de dividir el total de agentes (593) por tres. Si a eso le relacionamos el total de camas críticas de Córdoba (1.535), la proporción es de un especialista por cada 7,8 camas.

La Provincia planea incorporar 563 camas críticas en hospitales provinciales (informó que en 15 días pasó de 482 a 755 y que aspira a llegar a 1.045). El total en Córdoba ascendería a 2.098.

En plena contingencia, tendríamos un médico por 10,6 camas. Siempre con jornadas de ocho horas sin franco. Cuando la pandemia llegue a su pico, el cien por ciento de las camas estarán ocupadas por pacientes que necesitan ventilación mecánica. En ese escenario de máxima, recomienda un especialista cada cuatro camas, pero tendremos 10,6. La exigencia profesional superaría en un 163 por ciento el nivel recomendado. Es decir: para cubrir la demanda, faltaría más del doble del personal; otros 980 especialistas en pacientes críticos.

“Comprar una cama es relativamente fácil. Un respirador, puede ser más complicado. Pero, para conseguir un terapista, se necesita al menos 10 años de formación. En un escenario de crisis, se evalúa un plan de emergencia que consiste en capacitar a médicos de otras especialidades para la atención de camas críticas.

Hay otras especialidades críticas que son clave para atender la pandemia. Por caso, en Córdoba hay 107 infectólogos y apenas 15 infectólogos pediatras. Los referentes también advierten que faltarán kinesiólogos, enfermeros y bioquímicos, entre otros.

El Ministerio de Salud provincial abrió la convocatoria para sumar 700 agentes, de los cuales ya incorporó 600.

 Algunas publicaciones científicas dan cuenta que la transmisión aérea sí puede ser posible en circunstancias y entornos específicos en los que se realizan procedimientos o tratamientos de apoyo que generan aerosoles, como por ejemplo, se puede transmitir cuando se ha producido una intubación endotraqueal, broncoscopia, succión abierta, administración de tratamiento nebulizado, ventilación manual antes de la intubación, cuando se ha colocado al paciente en decúbito prono, cuando se le ha desconectado del ventilador, o cuando se practica ventilación no invasiva con presión positiva, traqueotomía y reanimación cardiopulmonar.

Son muy pocos los médicos que saben intubar al paciente y ese procedimiento es uno de los que mayores riesgos de contagio genera en el profesional, que en caso de contagiarse debe salir del sistema de atención, todo lo que genera inmediatamente la necesidad de ser reemplazado por otro. Y es ahí donde está el problema. No hay suficientes profesionales capacitados.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!